10 propuestas que te ayudarán a combatir el cambio climático

Ahora que todo el mundo habla del cambio climático parece que sea algo nuevo, que hace unos años no existía, pero esto no es así.

Este cambio lleva produciéndose desde hace muchas décadas, aunque es ahora cuando más relevancia está adquiriendo, debido en parte a que el problema se ha acrecentado notoriamente y puede que si no se actúa de manera radical, sea imposible contrarrestar los destrozos que ya se hayan causado.

 

Los jóvenes: los protagonistas contra el cambio climático

 

Estamos en el último suspiro que nos queda para evitar un desastre que nunca se hubiera debido producir. Los jóvenes de todo el planeta están manifestándose en contra del sistema de consumo descontrolado que actualmente tenemos y hay que aprovechar esta ola para forjar un cambio que, además de necesario, debe ser inminente.

Estas movilizaciones tienen como cabeza visible a Greta Thunberg, que sin duda ha revolucionado todo el planeta, provocando que los jóvenes se sumen en masa a protestar, junto al resto de población que ya lo hacía, por la nefasta situación del planeta.

 

En las miles de pancartas que se ven en las manifestaciones se pueden observar multitud de eslóganes donde se culpabiliza directamente a políticos y multinacionales por habernos llevado a esta critica situación.

Por otro lado las redes sociales están haciendo correr como la pólvora este movimiento que debe luchar para que se una el mayor número de personas de todo el globo a luchar contra este cambio climático que cada vez está causando más problemas como podemos ver día tras día en los medios de comunicación.

 

Qué puedes hacer tú para luchar contra el cambio climático

 

Esta claro que tanto a nivel político como empresarial deben hacerse numerosos cambios desde ya, pero no siempre hay que esperar que nos digan qué debemos hacer, a veces debemos pensar qué podemos hacer a nivel individual para poder mejorar como personas, grupo y mejorar nuestro entorno más cercano y consecuentemente nuestro planeta. Pues aquí os dejamos unos consejos sencillos que si los seguimos nos ayudarán notoriamente a contribuir a luchar contra este cambio climático.

 

10 propuestas con las que ayudarás a mejorar el medio ambiente
No compres compulsivamente

Realiza listas de la compra de qué necesitas realmente comprar, esto te ayudará a ahorrar un buen dinero y a evitar comprar más productos de los que realmente necesitas.

 

Evita al máximo el plástico

Cada vez consumimos más plástico y tenemos que cambiarlo de forma inmediata. Un gesto tan común como beber agua, por ejemplo, se ha convertido en un acto que sin darnos cuenta contamina en exceso y esto es debido a que hemos relacionado el consumo de agua para beber a agua embotellada.

Esto se puede deber a varios factores como el sabor, las propiedades de ciertas aguas que poseen una mineralización determinada, etc. Pero si no es necesario porque nos lo han recomendado a nivel médico, un gran gesto es el utilizar el agua del grifo, vamos como toda la vida, de esta manera reduces considerablemente el plástico además de ahorrar espacio en casa, al no tener que almacenar botellas innecesarias, y en la bolsa de la compra, y por supuesto no contribuir a la sobre explotación de nuestros acuíferos.

Por otro lado este tipo de gestos reducen el CO2 del transporte de mercancías al consumir menores cantidades.

Si quieres depurarla una buena opción son las jarras depuradoras, un objeto que sin duda te evitará comprar agua en cualquier establecimiento.

 

(Puedes comprar este producto aquí)

 

Puede que te estés preguntando “¿y cuando me voy a trabajar, cómo lo hago?”. Pues muy fácil, en el caso de que dispongas de un lugar donde dejar tu jarra y un grifo más o menos cerca, el problema está resuelto: te la puedes llevar y seguro que en poco tiempo algunos de tus compañeros se apuntarán a tu idea.

Si en cambio no tienes espacio donde dejarla, por ejemplo si vas a la universidad, la solución es muy sencilla y también contribuirás a no gastar plástico: utiliza tu propia botella. Te aconsejamos las de acero inoxidable, que además de para agua también la puedes utilizar para alguna infusión o café, ya que muchas mantienen perfectamente la temperatura, como la que te mostramos a continuación.

 

(Puedes comprar este producto aquí)

 

Calcula cuanto ahorras al final de año al cambiar las botellas de agua mineral por este tipo de jarras o depuradoras de grifo, o las botellas inoxidables cuando vayas fuera de casa. ¡Ya verás!.

 

Compra productos de cercanía y de calidad

Hay que empezar a mirar las etiquetas de los productos y evitar, en la medida de lo posible, comprar productos que vengan de muy lejos, siempre que podamos adquirirlos de lugares más cercanos, evitando de esta manera  la contaminación por transporte, además de fomentar la economía local y rural.

 

Reduce la ingesta de alimentos industrializados

Compra menos carne y que sea con certificado de calidad, para que los animales no procedan de la industria masiva cárnica, que es la causante de una gran parte de la contaminación de los acuíferos y el aire que respiramos.

También es muy importante que empecemos a comprar productos de temporada como las frutas y verduras, que los huevos sean de categoría 0 (ecológicos) y 1 (camperos), o que la leche sea ecológica, lo que indica que se sigue una normativa europea que garantiza su producción en condiciones ecológicas y que las vacas gozan de unas buenas condiciones de vida.

 

Ahorra en energía

Sustituye, cuando puedas, las luces y electrodomésticos de la casa por bombillas de bajo consumo como las LED y electrodomésticos de calidad energética superior A+.

 

(Puedes comprar este producto aquí)

 

Un error muy común es no apagar los aparatos eléctricos (televisión, router, etc.) totalmente cuando vamos a estar bastante tiempo sin utilizarlos como por ejemplo al salir de casa, irse a dormir, en periodos largos como vacaciones…  y esto, a lo largo de un año, es un gasto importante de energía y dinero. Pensamos que están apagados pero realmente están en espera, por esto tienen una luz roja encendida, es lo que se conoce como “stand by”. Este consumo fantasma es de unos 25 a 50 € anuales según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

 

Camina, coge la bicicleta y utiliza el transporte público

Evita utilizar el coche todo lo que puedas, harás más ejercicio y contaminarás mucho menos. Muchos trayectos que se hacen normalmente son de menos de 5 kilómetros, lo que significa que realmente se podrían hacer la mayor parte de las veces sin coger el coche.

Algunos de los hábitos que puedes incluir en tu día a día son:

  • Acompañar a tus hijos caminando al colegio o si ya tienen una edad que vayan en grupo y un adulto les acompañe cada día o semana. Esto nos da la posibilidad de hacer una rueda de padres y descansar cada cierto tiempo, a la vez que permite a los niños ir despejándose y hablando entre ellos por el camino, lo que mejora su entrada al aula y las relaciones personales.
  • Realizar la compra en establecimientos cercanos a tu casa para evitar coger el coche. Para no llevar mucho peso puedes adquirir un carro como el que tienes en la foto. Si haces esto en vez de usar el coche para hacer la compra, ahorras gasolina y dinero, contaminas menos CO2 y evitas mucho plástico al llevarte la compra en el carro.

 

(Puedes comprar este producto aquí)

Apaga el coche cuando estés parado

Aunque muchos de los coches más modernos ya disponen de la opción de apagado automático del motor cuando está en ralentí (“sistema Star-Stop”), aún hay multitud de vehículos que no lo tienen y muchas veces estamos parados durante un largo tiempo y seguimos con el motor encendido. Apágalo cuando estés parado más de un minuto. Ahorrarás en carburante y emitirás menos CO2.

Las “3R”

Reduce, reutiliza y recicla. Estas son las 3 R, la gran bandera de lucha contra el cambio climático. Esto que es lo que hacían nuestros abuelos y abuelas antiguamente es lo que ahora no se hace. Hoy en día tenemos una cultura de usar y tirar y hay que volver a lo de antes, para que nuestra huella ecológica sea lo más reducida posible.

 

Reduce tu consumo de agua

Cada vez hay más problemas con el agua y posiblemente en unas décadas este problema sea mucho más severo debido al calentamiento global del planeta. Para ahorrar agua hay que cerrar el grifo mucho más de lo que se hace actualmente.

Cuando nos aseamos o lavamos los dientes por ejemplo, muchas veces dejamos el grifo abierto, sin darnos cuenta de los litros que van directamente al desagüe, por lo que debemos pensar en ello y cerrarlo cuando no lo necesitemos para evitar este despilfarro.

También podemos sustituir el baño por una ducha ahorrando, de esta manera, mucha agua y dinero.

Otra cosa que es muy efectiva es poner ahorradores de agua en los grifos. Por un desembolso no muy elevado podemos poner nosotros mismos estos aireadores de una forma muy fácil y sin ninguna complicación. No percibirás que estás ahorrando agua porque el caudal y la presión es la misma, pero sin embargo este dispositivo está reduciendo los litros de agua que utilizas.

 

(Puedes comprar este producto aquí)

Prescinde de las pilas de un solo uso

Las pilas aún las seguimos utilizando y en más de un momento nos sacan de un apuro. Para evitar la contaminación que produce todo su proceso, desde su fabricación hasta que se reciclan, una buena opción es sustituir las pilas de un solo uso por pilas recargables y un cargador. Utilizándolos bien verás como siempre tienes pilas cargadas y ahorras dinero.

 

(Puedes comprar este producto aquí)

 

Igualmente cuando vayas a comprar un producto que necesite batería, lo que aconsejamos es que lo compres con posibilidad de carga, para evitar el tener que comprar pilas.

 

Otra opción es la carga mecánica, muchos os acordaréis de cuando eráis pequeños y muchas bicicletas tenían “la dinamo”, simplemente proporcionaban luz cuando la necesitábamos sin tener que comprar ninguna pila ni cargar nada. Pues afortunadamente, en el mercado vuelven a aparecer linternas, luces para bicicletas, etc. que se cargan mediante una dinamo, lo que garantiza disponer de luz en cualquier momento y lugar y reducir las pilas de un solo uso.

 

(Pues comprar este producto aquí)

 

Estos pequeños gestos pueden ayudar más de lo que imaginas, solo hace falta que los apliques en tu día a día y seguro que te sientes mejor al saber que estás cuidando tu planeta y que estás realizando una vida más saludable.

Además seguro que puedes que conseguir que alguien de tu entrono se aplique el cuento, si es que aún no lo hace. ¡Entre todos podemos!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *