La Formación Profesional: una alternativa con muchas posibilidades.

Debido a diferentes circunstancias llega un momento en el que hay que decidir qué futuro queremos, ¿estudiar o trabajar?, o dicho de una forma más coloquial: “¿para dónde tirar?”.

A estas preguntas ya de por sí difíciles de contestarse uno mismo, habría que añadirles más dificultad en su resolución si debemos hacer de mediadores, es decir, la pregunta se la hace gente cercana a nosotros, familiares o gente allegada, ya que, por ejemplo, en el caso de los hijos, en muchos momentos hay un choque de intereses, opciones… que hacen que contestar estas preguntas sea verdaderamente traumático.

Elige lo que realmente te guste

Es muy importante que se tenga en cuenta que lo importante es hacer algo que uno desee y en lo que se crea que se puede disfrutar, ya que sino se corre el riesgo de ser un infeliz toda la vida. Esto es un factor muy importante a la hora de tomar una decisión o al ayudar a alguien a que tome la suya.

Cuando una persona decide seguir estudiando después de la educación obligatoria, a veces no sabe qué hacer o qué opciones existen y una vez que sabemos qué se puede estudiar viene el gran dilema: “¿voy al bachillerato o voy a la F.P?”.

Históricamente la gente que ha querido estudiar después de terminar con los estudios obligatorios ha optado por seguir los pasos habituales, que es seguir el camino que lleva hasta la universidad. Esta opción, aunque con el paso de los años ha sufrido modificaciones, ha seguido básicamente el mismo itinerario: estudios obligatorios – bachiller- universidad.

 

Ir a la universidad era lo más habitual

Al contario que en otros países, en España el ir a la universidad era, hasta hace bien poco, la opción elegida por todos. A veces esta elección era por vocación real, pero otras muchas era por un desconocimiento, por un lado, y por la mala imagen que tenía la formación profesional, por otro.

Hay que tener en cuenta que en el estado español, se había sufrido una dictadura y una transición complicada y el que en una familia trabajadora alguno de los hijos o hijas fuera a la universidad era un orgullo para ellos, que además tenía una gran simbología que no era otra que ver como gente de clase humilde podía llegar a ser todo un abogado o médico, lo cual se veía como una oportunidad para el avance de los hijos, los nietos y de la propia sociedad, que en cuestión de unas décadas democratizó la universidad. Esto, si se piensa detenidamente, es totalmente lógico, lo que no se entiende tanto es la poca evolución de otros estudios reglados que fueran una alternativa a estos.

Los niños y niñas del baby boom, aquellos que nacieron entre 1960 y 1975, en su gran mayoría optaron por tener estudios superiores. Por convicción o por presión social se masificaron las universidades provocando de esta manera que de algunas especialidades sobraran profesionales y de otras disciplinas, más técnicas o artesanales, hubiera un déficit bastante importante.

 

Diferencias de opinión sobre la F.P en España y Europa

La tendencia general era que las personas más “capacitadas” iban a la universidad y las que no, tenían la opción de ir a FP, lo que lógicamente provocaba un gran desequilibrio en cuanto a la imagen que daban cada una de estas formaciones.

Esta idea, tan arraigada en España y que afortunadamente ya no es así, no era la misma que se daba en el resto de Europa. En estos países el porcentaje de alumnos que estudiaba en la universidad o en formación profesional era opuesto al caso español, además de estar totalmente aceptado seguir cualquiera de los dos itinerarios sin que la imagen de uno de ellos fuera infinitamente mejor que el otro, como ocurre en nuestro caso.

 

Cambio de imagen y consolidación de la Formación Profesional en España

 Aunque la formación profesional ha estado presente en España desde tiempos de la Republica, se puede decir que es a finales del siglo pasado, con la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE), cuando las administraciones públicas comienzan a tomar en serio este tipo de formación.

Desde la primera década del actual siglo hasta ahora cuando se está produciendo un boom de este tipo de formación debido a varios factores.

En primer lugar hay que valorar muy positivamente el porcentaje de estudiantes que al finalizar sus estudios logran incorporarse al mercado laboral.

Por otro lado, al finalizar el ciclo de grado superior se puede tener acceso directo a la universidad, dependiendo de las notas obtenidas y de la proporción que se haya dejado para entrar en la universidad a este tipo de estudios. Lo que supone un aliciente una vez que se finalice el ciclo formativo, ya que se puede acceder a la universidad, pero a diferencia del bachiller, se tendría un título oficial que capacita para un ámbito profesional concreto: artes gráficas, hostelería y turismo, informática y comunicaciones, servicios culturales y a la comunidad, etc.

 

Existe una gran oferta de estudios de Formación Profesional

La oferta pública en todas las comunidades es increíble. Actualmente, los estudios de Formación Profesional se estructuran en 26 familias profesionales y dentro de ellas, en títulos de FP Básica, títulos de Grado Medio y títulos de Grado Superior. Además, si no te apetece o puedes ir al centro donde se imparten los estudios, puedes estudiarlos de forma semipresencial, o lo que es lo mismo, hacerlo prácticamente todo “on-line” e ir al instituto solo para realizar alguna práctica o examen.

 

Dónde encontrar “info” sobre los Ciclos Formativos de F.P

En estos enlaces podéis encontrar toda la información sobre los ciclos formativos que se ofertan y dónde se pueden realizar. Hemos seleccionado a modo de ejemplo las páginas web del Ministerio de Educación y de cuatro comunidades autónomas, pero en cada región puedes encontrar los ciclos formativos que se ofertan y que suelen estar relacionados con el entorno productivo de cada zona.

 

http://www.todofp.es

https://www.educantabria.es/fp-y-e-permanente/formacion-profesional.html

http://www.ceice.gva.es/es/web/formacion-profesional/oferta1

https://www.educarex.es/fp/oferta-educativa.html

https://www.gobiernodecanarias.org/educacion/web/formacion_profesional/

 

Como puedes ver esta opción, estudiar un Ciclo Formativo de F.P, es una gran decisión que sin duda te abrirá muchas puertas tanto laborales como académicas. ¡Ahhh! y encima es público, así que si no estudias algo que te gusta es porque no quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *